Un poema de Dan Coman

Dan Coman

Dan Coman nos lee uno de sus poemas, incluido en El insectario Coman
(La Bella Varsovia, 2019). Aunque el vídeo tiene subtítulos en castellano, os dejo el texto.

  1. julio

la luz no había pasado todavía de los tobillos y nosotros
[nos buscábamos el uno al otro
entre las mesas del Plan B
como niños entre hamacas —
nos tumbábamos boca abajo, en la orilla
y estábamos solos y tranquilos y esperábamos las olas.

y si nos alejábamos,
nos alejábamos poco a poco
porque cada vez nos daba todo más igual
y las corrientes nos llevaban a lo hondo, lejos,
hacia las escaleras de la oficina.

que nos ahogábamos sin que nadie se diera cuenta no era
[difícil de entender —
la luz había pasado — aún más sobre nosotros,
entre hiedra y piedras
y nosotros hombro con hombro en el agua fría de la
[cafetería,
lejos, en lo hondo.

los cuerpos no los podíamos controlar, el corazón
[retumbaba,
el aire — banco de pececillos de colores cambiando
[bruscamente de dirección
entre la gente ruidosa reunida para el festival.

lo único que nos recordaba que aún no estábamos
[muertos
era el olor a patatas fritas —
la mancha de aceite que aparecía a nuestro alrededor,
coloreándonos los hombros.

y no había nadie observando cómo nos alejamos,
cómo nos quedamos solos, cómo tiembla la sombra en los
[huesos.

y lo que ellos, en las mesas,
podrían haber identificado como desesperados gestos de
[socorro
eran solamente unos fugaces abrazos
entre camareros.

evitamos unas cuantas mesas, a los conocidos,
[adelantamos a
las últimas gaviotas. cuando ya no se veía la luz
encontramos las escaleras:
rocas al final del mar, piedras quemadas por el sol
en las que nos subimos de unos cuantos movimientos.

allí, en la oscuridad, nos acabaron encontrando:
flotando uno junto al otro junto a la puerta de la oficina
sin rumbo, boca arriba.

Entrevista a Marin Mălaicu-Hondrari y Luis Bermejo sobre «Parking»

La semana pasada, mientras hablaba con mi señora madre, recibí una llamada de un número desconocido. Suelo coger siempre… y bien que hice. Era de Onda Cero. Estaban buscando a Marin Malaicu-Hondrari y, como no tiene redes sociales, dieron conmigo y me pidieron que los pusiera en contacto.

Jaime Cantizano y su equipo le realizaron la entrevista que aquí os dejo, una de las más emocionantes y mejor documentadas que he visto últimamente sobre todo el recorrido de Marin, de Apropierea/Cercanías/Parking… Muy redonda, muy bonita.

Emocionantes las palabras de Luis Bermejo sobre el libro. Emocionante, diez años después, escuchar a Marin contar esta historia que sigue escribiéndose.

«El insectario Coman» en Palabra Voyeur (Radio 3)

Palabra Voyeur ha hecho una versión de «La planta porno», de Dan Coman.
La podéis escuchar aquí.

esta mente hiperdisciplinada, y por eso
siempre un paso por delante de mí,
en menos de 40 años se ha extendido como un hongo
sobre
todas las demás partes del cuerpo.
ha obstruido las tazas de café, ha aplastado los cigarros
los bolsillos, ha controlado en la sangre
cualquier manifestación de la alegría.
una cabeza grande y vacía,
llena tan solo de frío y falta de memoria.
he resistido al amor, a la inteligencia y a la moral.
he hecho frente a todas las emociones
al talento y a la constante presión del vientre.
ahora mi mente es una enorme planta prono llegada
a la madurez
sobreviviendo ella sola
en un organismo devastado.

Autor: Dan Coman
Traducción: Elena Borrás
Música: Lisi Búa
Vídeo: Ainara Pardal
Voz: Juan Megías

Parking, disponible en Filmin

Parking ha llegado a Filmin.

SINOPSIS:

Adrián (Mihai Smarandache)es un joven rumano que en 2002 llega de forma ilegal a España. En Córdoba comienza a trabajar como vigilante nocturno de un concesionario de coches de segunda mano y entabla una estrecha relación con su jefe, Rafael (Luis Bermejo) y con la pareja de este, Mercedes (Ariadna Gil). Los días pasan, monótonos, hasta que la visible degradación de un negocio que pronto dejará de darles de comer desata una serie de acontecimientos. Entre ellos, el encuentro con María (Belén Cuesta), la guitarrista de un grupo de jazz y la tensa relación con Carlos (Manuel Bandera), un mafiosillo local que pondrá a Rafa entre la espada y la pared.

Dirección: Tudor Giurgiu
Reparto: Mihai Smarandache, Belén Cuesta, Ariadna Gil, Luis Bermejo, Manuel Bandera.
País: Rumanía / España
Duración: 110 minutos
Año: 2019
Género: Drama
Estreno: 15 de mayo del 2020 (Filmin)

«Los excelentes Luis Bermejo, Belén Cuesta y Ariadna Gil acompañan al magnífico actor rumano Mihai Smarandache, con ese inconfundible castellano de futbolista del Este casi recién llegado a LaLiga y que ya habla el idioma mejor que muchos de nosotros. Un cuarteto de seres humanos a la deriva, perdedores de antemano, mentirosos más por necesidad que por naturaleza, con los que Malaicu-Hondrari y Giurgiu han compuesto una obra con un punto de poesía de la cotidianidad, a la que acompaña una envolvente banda sonora de Julio de la Rosa.»

Javier Ocaña, El País, 14 de mayo de 2020

Del libro a la película: Cercanías/Parking, con Marin Mălaicu-Hondrari

Cualquiera que me conozca un poco sabe que Marin Mălaicu-Hondrari es uno de mis escritores rumanos favoritos. Su novela Cercanías es tan especial que necesitaría unas doscientas entradas de blog para explicar la relación que tengo con ella y lo mucho que ha marcado mi historia con/en Rumanía.
En este vídeo, Marin nos habla de Cercanías y su adaptación cinematográfica, Parking (en castellano). Echadle un vistazo.

Por cierto, si queréis leer un fragmento de Cercanías o de otras dos de sus novelas, El libro de todas las intenciones y El francotirador, podéis hacerlo aquí.

DEL LIBRO A LA PELÍCULA: CERCANÍAS / PARKING, con el escritor Marin MĂLAICU-HONDRARIDespués de tres largometrajes de ficción más cercanos a lo que Tudor Giurgiu consideraba que el público rumano quería ver en la gran pantalla —amor lésbico en "Love Sick" (2006), comedia accesible en "De caracoles y hombres" (2012) y la lucha contra la corrupción del biopic "Why Me?" (2015)—, con "Parking" el director ofrece una visión más firme y segura y una actitud menos inclinada a ceder ante las misteriosas expectativas del público. Este acercamiento más maduro puede explicarse, en parte, porque la película se basa en "Cercanías", la novela autobiográfica de Marin Malaicu-Hondrari,poeta rumeno, que ha escrito el guión junto al director.

Publicada por Icr Madrid en Martes, 28 de abril de 2020

Un poema de Dan Coman

Elena Borrás

VOZ A LOS TRADUCTORES, en compañía de la joven traductora Elena Borrás, quien se dedica con mucha pasión a traducir poesía y narrativa rumana actual. Elena Borrás nació en Salamanca, en cuya universidad estudió Traducción e Interpretación. En mayo de 2010 recibió una beca del Instituto Cultural Rumano/ Institutul Cultural Român para traductores de literatura. Durante dos meses vivió en un palacio muy cercano a Bucarest y tuvo la oportunidad de conocer de primerísima mano la literatura contemporánea rumana y a sus autores más destacados. Esta experiencia marcó el inicio de una carrera como traductora y agente cultural, erigiéndose como puente entre España y Rumanía. Ha traducido y publicado varios volúmenes de prosa y poesía, ha colaborado con numerosas revistas literarias de todo el mundo y ha participado en múltiples festivales de literatura.Algunos de los autores traducidos y publicados por Elena Borrás son Dan Coman ("El insectario Coman", La Bella Varsovia, 2019), Marin Malaicu-Hondrari ("Cercanías", Traspiés, 2015) o Ion Luca Caragiale (en colaboración con Enrique Nogueras, "La posada de Manhuiol", Traspiés 2015). La lista completa de sus traducciones y colaboraciones con periódicos y revistas se puede consultar en http://www.elenaborras.com/publicaciones-y-traducciones/ Además, su trabajo incluye su otra gran pasión, el cine: ha subtitulado en español múltiples películas de ficción, documentales e incluso el guion del último largometraje del prestigioso director rumano Tudor Giurgiu.Elena Borrás lee aquí un poema de Dan Coman.#DíadelLibro 2020, #Vozalostraductores , #literaturarumana, #traducción, #ElenaBorrás, #DanComan, #LaBellaVarsovia, #Traspiés, #icrInstitutul Cultural Român

Publicada por Instituto Cultural Rumano Madrid/Institutul Cultural Român de la Madrid en Miércoles, 22 de abril de 2020

ven y verás:

mi cabeza es un armarito de medicamentos
un sitio aséptico y fresco
el rectángulo de contrachapado proyectado para su
seguridad
desliza tu mano y toma las pastillas frescas
te ayudarán de inmediato a olvidar

ven y verás:
mi cabeza es un osito de peluche
blando y antialérgico
puedes dormir con él en brazos,
puedes regalárselo a una familia con un bebé,
límpiale el polvo, sacúdelo contra la pared, tíralo por la
[ventana
te esperará inmóvil en la hierba seca

ven y verás:
mi cabeza es un ave disecada
el pez de cristal sobre el televisor
la princesa de porcelana encerrada en la vitrina
que los invitados alaban a corta distancia
la hucha que espera bajo la cama
a que la rompan en mil pedazos

ven y verás:
mi cabeza es una ciudad del norte
la soledad y la tranquilidad que golpean más fuerte que
[una enfermedad
la sala de profesores rebosante de pobres idiotas
la calle desierta, la panadería,
el aire seco que te entra como lana en los ojos

ven y verás
mi cabeza es un maravilloso huerto de café
olvidado en una caja en el balcón, en pleno invierno
cuando la luz ya no tiene fuerza y la tierra está ya
[congelada

el huerto de café sobre el que la nieve
tiembla como un cachorro ciego de gato abandonado a
[primera hora de la noche
junto a una valla.

Un poema de Alina Purcaru

Canción de cuna para la niña que vuelve tarde a casa

Quisiera ser un hombre sueco
que va a Dinamarca
a beber cerveza
alguien que durante una vida entera
ha vagado displicente por las gasolineras
ha pasado por estaciones mugrientas
y ha cambiado de trenes regionales,
alguien que ahora
tiene su propio camión
y la energía para pasar la frontera
solo para comprar cerveza.

Quisiera ser el hombre solitario
y decidido
que se empastilla en un festival de música electrónica
ser la curiosidad
de su mente
su entusiasmo para algo peligroso
no vivido aún
el riesgo
la renuncia
de nuevo
quisiera ser el propio camionero
de camino a Dinamarca.

Vestir la camiseta con la que he dormido
morder de un bocadillo comprado al azar
en la primera gasolinera
un bocadillo con demasiada mayonesa;
que me den náuseas y saber que son solo náuseas,
continuar con mi camión
impasible
con el depósito lleno
pasar la frontera de Suecia a Dinamarca,
llevar en la cabina
a mochileras y niños perdidos
que van a meterse de todo
a festivales de música electrónica
#noshamenoshame

Llevar conmigo la cerveza
el miedo a los extraños
que sé que es solo miedo
a los extraños
pero nadie puede tocarme
ni la camiseta de recambio
no hay ningún plan
más que beber
cerveza en Dinamarca,
esperar a que se me pasen las náuseas, a que me entre el hambre,
y volver a casa
con muchas, muchas botellas.

Más tarde
quisiera ser una imagen generada por ordenador
un césped impecablemente cortado
una barbacoa que mis amigos se disfruten
mientras las sirenas de los coches de policía
se oyen en otra parte,
lejos de nosotros
y después
el ruido breve de las teclas
cuando todo esto
se borre de la pantalla.

Quisiera ser deportistas
planos y hermosos
de los que no toman mayonesa
para amar mejor
personas con el abdomen impecable
encantados del norte
y prudentes
con los deseos.

Quisiera ser un grupo de acróbatas
que se sujetan mutuamente
en el aire
ser el temor y la seguridad
y todo lo que hay entre ellos
esto, y los aplausos de después

(y sobre todo el chico tímido del grupo
al que hacen ponerse de pie
porque es su cumpleaños
los fuegos artificiales
la vergüenza
cuando le piden que haga otra pequeña demostración
ya que es el cumpleañero
-los espectadores cómodamente sentados en las butacas)

Un partido de fútbol quisiera ser
algo tan tranquilizador
para un planeta de aficionados
un partido de fútbol hipnótico
capaz de traer la paz a los barrios
uno bonito, con prórroga,
(pero sin tarjetas rojas)
y al menos una vez
quisiera ser
todas las palabrotas que no se oyen
más que en el estadio.

(el espacio en el que pueda abrirme de piernas
con la ligereza de un director de un club
– Jürgen Klopp
quisiera ser)

Zlatan Ibrahimovic
marcando tras regatear a cinco adversarios
la estatua dorada de Zlatan
el metal que se alegra de fundirse con su forma
su discurso
de aceptación de la estatua.

Zlatan caminando como Jesús sobre las aguas
dos días después de la operación de rodilla
porque los leones no se recuperan como las personas
por muy buenas que sean

y el mejor ha de seguir siendo
solo uno
y și el mejor
no recibe más dinero
monta un escándalo
se va a otro club
#avidadolars

-no diva,
león, en este mundo
quiero ser
– un dios que emigra al Norte
con caprichos que no se discuten-

los diez mejores momentos de su carrera
o mejor todavía George Best
y que me den gratis toda la bebida que quiera
en todos los bares de Mánchester

quisiera ser la red de taxistas
que se mandan señales y matan el tiempo en las paradas
vierten su rabia, insultan a los clientes
creen en Zamolxe y en los gigantes de los Cárpatos
comparten sin descanso sus convicciones
entre ellos
con los extraños

un sistema cerrado de advertencia
justificado y funcional
quisiera ser
entre nosotros.

La puerta cerrada tras la que me arranco las deportivas al llegar a casa
la puerta cerrada tras la que mi cuerpo se deshace, por fin, de la ropa
la puerta cerrada en los arcenes
la puerta cerrada de la cola de los trenes

la puerta cerrada de sus vestuarios
la puerta cerrada de sus coches
la puerta cerrada de todos sus jardines
y almacenes
y garajes
y maleteros

la puerta cerrada entre sus chistes y yo
y sus oficinas
y sus colecciones

cerrada
con todas sus
cerraduras

y después
al llegar a casa

(evitando sus preguntas
rechazando su tabaco
esquivando sus insinuaciones
ignorando sus recomendaciones
alejando sus manos
masticando, preocupada, el chicle,
siempre media tira
siempre Five Cobalt
cooling pepperming- –
importándome todavía)

cuando por fin llego a casa
quisiera
quisiera tanto
escupirlo todo junto al chicle
que ha perdido el sabor a menta
y marcharme en paz a la cama,
tranquila como Zlatan, recién despertado de una pesadilla
como Zlatan después de que le dijeran
que es mejor que Ronaldo el Gordito
para que se pueda volver a dormir.

Dormir con la voz de un amigo imaginario
que me dice que Ronaldo el Gordito no existe,
ni camiones conducidos con una sola mano
por hombres fuertes
e intangibles
amantes de la cerveza y la velocidad
no existen,
ni el ruido breve de las teclas
cuando todo esto
se borre de la pantalla
no existen
ni siquiera en sueños

Ahora
existen solo estos polvos mágicos
que se ponen en los párpados
en los que te sumerges
como en una polvera gigante –

y brillas
y brillas
y brillas
pequeña estrella.

Página actualizada

¡Hola a todo el mundo!

Hace unas semanas os comentaba que, por algún motivo, la página se me había vuelto loca y no conseguía rescatar la base de datos. Pues bien, al final he vuelto a introducir (casi) toda la información y he aprovechado para hacer algún pequeño cambio.

De momento solamente he publicado la parte de poesía rumana, pero la semana que viene pretendo tener terminada también la de narrativa.

Hasta entonces, os deseo una cuarentena llevadera y llena de literatura.