Un poema de Teo Dună


Desde Bucarest, Teo Dună nos lee uno de sus poemas (el vídeo tiene subtítulos en castellano, aunque también tenéis mi traducción más abajo).


Con las uñas en la luna

los dedos estirados como una goma, como los recuerdos de la
vida, como un chicle,
con los dedos hacia el cielo sonrío.

Y ellos, como finas lianas de granito,
recorren todo lo recorrible y se hienden en la luna
de inmediato por mis dedos marchan
diez hormigas rojas y de inmediato por el dedo que fue pequeño
comienza a subir una señora tristísima

después mis dedos se convierten de repente en diez escaleras mecánicas
que llevan a la luna y rápidamente se descubre

que mis dedos, allí, son como diez
bosques amazónicos y que mis dedos han envuelto
con el aire la luna como algodón de azúcar
y ahora hay millones de toneladas de aire
para una sola narina.

Los niños rompen sus pañales, los prenden y parten
por mis dedos hacia la luna.
Las ancianas se arrancan las arrugas y los rulos,
los pisotean y avanzan rejuvenecidas por la escalera.
Los electricistas cortan con los dientes todos los cables eléctricos,
empiezan a titilar y, sentados en mis dedos,
como árboles de navidad, suben a la luna.

Hasta los muertos salen de la tierra,
se recolocan los huesos mejor, con más elegancia.
Y suben por mis dedos todos los pueblos,
y la madre de los pueblos y los bisnietos de los pueblos suben
por mis dedos hacia la luna

únicamente yo me quedo aquí
maravillosamente solo.

Y cuando siento que no queda nadie,
absolutamente nadie en toda la tierra,
velozmente recojo las escaleras de los dedos

entonces abro la puerta
y empiezo riendo el primer paseo
por un mundo entero
vacío

Un poema de Dan Coman

Dan Coman

Dan Coman nos lee uno de sus poemas, incluido en El insectario Coman
(La Bella Varsovia, 2019). Aunque el vídeo tiene subtítulos en castellano, os dejo el texto.

  1. julio

la luz no había pasado todavía de los tobillos y nosotros
[nos buscábamos el uno al otro
entre las mesas del Plan B
como niños entre hamacas —
nos tumbábamos boca abajo, en la orilla
y estábamos solos y tranquilos y esperábamos las olas.

y si nos alejábamos,
nos alejábamos poco a poco
porque cada vez nos daba todo más igual
y las corrientes nos llevaban a lo hondo, lejos,
hacia las escaleras de la oficina.

que nos ahogábamos sin que nadie se diera cuenta no era
[difícil de entender —
la luz había pasado — aún más sobre nosotros,
entre hiedra y piedras
y nosotros hombro con hombro en el agua fría de la
[cafetería,
lejos, en lo hondo.

los cuerpos no los podíamos controlar, el corazón
[retumbaba,
el aire — banco de pececillos de colores cambiando
[bruscamente de dirección
entre la gente ruidosa reunida para el festival.

lo único que nos recordaba que aún no estábamos
[muertos
era el olor a patatas fritas —
la mancha de aceite que aparecía a nuestro alrededor,
coloreándonos los hombros.

y no había nadie observando cómo nos alejamos,
cómo nos quedamos solos, cómo tiembla la sombra en los
[huesos.

y lo que ellos, en las mesas,
podrían haber identificado como desesperados gestos de
[socorro
eran solamente unos fugaces abrazos
entre camareros.

evitamos unas cuantas mesas, a los conocidos,
[adelantamos a
las últimas gaviotas. cuando ya no se veía la luz
encontramos las escaleras:
rocas al final del mar, piedras quemadas por el sol
en las que nos subimos de unos cuantos movimientos.

allí, en la oscuridad, nos acabaron encontrando:
flotando uno junto al otro junto a la puerta de la oficina
sin rumbo, boca arriba.

«El insectario Coman» en Palabra Voyeur (Radio 3)

Palabra Voyeur ha hecho una versión de «La planta porno», de Dan Coman.
La podéis escuchar aquí.

esta mente hiperdisciplinada, y por eso
siempre un paso por delante de mí,
en menos de 40 años se ha extendido como un hongo
sobre
todas las demás partes del cuerpo.
ha obstruido las tazas de café, ha aplastado los cigarros
los bolsillos, ha controlado en la sangre
cualquier manifestación de la alegría.
una cabeza grande y vacía,
llena tan solo de frío y falta de memoria.
he resistido al amor, a la inteligencia y a la moral.
he hecho frente a todas las emociones
al talento y a la constante presión del vientre.
ahora mi mente es una enorme planta prono llegada
a la madurez
sobreviviendo ella sola
en un organismo devastado.

Autor: Dan Coman
Traducción: Elena Borrás
Música: Lisi Búa
Vídeo: Ainara Pardal
Voz: Juan Megías

Un poema de Dan Coman

Elena Borrás

VOZ A LOS TRADUCTORES, en compañía de la joven traductora Elena Borrás, quien se dedica con mucha pasión a traducir poesía y narrativa rumana actual. Elena Borrás nació en Salamanca, en cuya universidad estudió Traducción e Interpretación. En mayo de 2010 recibió una beca del Instituto Cultural Rumano/ Institutul Cultural Român para traductores de literatura. Durante dos meses vivió en un palacio muy cercano a Bucarest y tuvo la oportunidad de conocer de primerísima mano la literatura contemporánea rumana y a sus autores más destacados. Esta experiencia marcó el inicio de una carrera como traductora y agente cultural, erigiéndose como puente entre España y Rumanía. Ha traducido y publicado varios volúmenes de prosa y poesía, ha colaborado con numerosas revistas literarias de todo el mundo y ha participado en múltiples festivales de literatura.Algunos de los autores traducidos y publicados por Elena Borrás son Dan Coman ("El insectario Coman", La Bella Varsovia, 2019), Marin Malaicu-Hondrari ("Cercanías", Traspiés, 2015) o Ion Luca Caragiale (en colaboración con Enrique Nogueras, "La posada de Manhuiol", Traspiés 2015). La lista completa de sus traducciones y colaboraciones con periódicos y revistas se puede consultar en http://www.elenaborras.com/publicaciones-y-traducciones/ Además, su trabajo incluye su otra gran pasión, el cine: ha subtitulado en español múltiples películas de ficción, documentales e incluso el guion del último largometraje del prestigioso director rumano Tudor Giurgiu.Elena Borrás lee aquí un poema de Dan Coman.#DíadelLibro 2020, #Vozalostraductores , #literaturarumana, #traducción, #ElenaBorrás, #DanComan, #LaBellaVarsovia, #Traspiés, #icrInstitutul Cultural Român

Publicada por Instituto Cultural Rumano Madrid/Institutul Cultural Român de la Madrid en Miércoles, 22 de abril de 2020

ven y verás:

mi cabeza es un armarito de medicamentos
un sitio aséptico y fresco
el rectángulo de contrachapado proyectado para su
seguridad
desliza tu mano y toma las pastillas frescas
te ayudarán de inmediato a olvidar

ven y verás:
mi cabeza es un osito de peluche
blando y antialérgico
puedes dormir con él en brazos,
puedes regalárselo a una familia con un bebé,
límpiale el polvo, sacúdelo contra la pared, tíralo por la
[ventana
te esperará inmóvil en la hierba seca

ven y verás:
mi cabeza es un ave disecada
el pez de cristal sobre el televisor
la princesa de porcelana encerrada en la vitrina
que los invitados alaban a corta distancia
la hucha que espera bajo la cama
a que la rompan en mil pedazos

ven y verás:
mi cabeza es una ciudad del norte
la soledad y la tranquilidad que golpean más fuerte que
[una enfermedad
la sala de profesores rebosante de pobres idiotas
la calle desierta, la panadería,
el aire seco que te entra como lana en los ojos

ven y verás
mi cabeza es un maravilloso huerto de café
olvidado en una caja en el balcón, en pleno invierno
cuando la luz ya no tiene fuerza y la tierra está ya
[congelada

el huerto de café sobre el que la nieve
tiembla como un cachorro ciego de gato abandonado a
[primera hora de la noche
junto a una valla.

Un poema de Alina Purcaru

Canción de cuna para la niña que vuelve tarde a casa

Quisiera ser un hombre sueco
que va a Dinamarca
a beber cerveza
alguien que durante una vida entera
ha vagado displicente por las gasolineras
ha pasado por estaciones mugrientas
y ha cambiado de trenes regionales,
alguien que ahora
tiene su propio camión
y la energía para pasar la frontera
solo para comprar cerveza.

Quisiera ser el hombre solitario
y decidido
que se empastilla en un festival de música electrónica
ser la curiosidad
de su mente
su entusiasmo para algo peligroso
no vivido aún
el riesgo
la renuncia
de nuevo
quisiera ser el propio camionero
de camino a Dinamarca.

Vestir la camiseta con la que he dormido
morder de un bocadillo comprado al azar
en la primera gasolinera
un bocadillo con demasiada mayonesa;
que me den náuseas y saber que son solo náuseas,
continuar con mi camión
impasible
con el depósito lleno
pasar la frontera de Suecia a Dinamarca,
llevar en la cabina
a mochileras y niños perdidos
que van a meterse de todo
a festivales de música electrónica
#noshamenoshame

Llevar conmigo la cerveza
el miedo a los extraños
que sé que es solo miedo
a los extraños
pero nadie puede tocarme
ni la camiseta de recambio
no hay ningún plan
más que beber
cerveza en Dinamarca,
esperar a que se me pasen las náuseas, a que me entre el hambre,
y volver a casa
con muchas, muchas botellas.

Más tarde
quisiera ser una imagen generada por ordenador
un césped impecablemente cortado
una barbacoa que mis amigos se disfruten
mientras las sirenas de los coches de policía
se oyen en otra parte,
lejos de nosotros
y después
el ruido breve de las teclas
cuando todo esto
se borre de la pantalla.

Quisiera ser deportistas
planos y hermosos
de los que no toman mayonesa
para amar mejor
personas con el abdomen impecable
encantados del norte
y prudentes
con los deseos.

Quisiera ser un grupo de acróbatas
que se sujetan mutuamente
en el aire
ser el temor y la seguridad
y todo lo que hay entre ellos
esto, y los aplausos de después

(y sobre todo el chico tímido del grupo
al que hacen ponerse de pie
porque es su cumpleaños
los fuegos artificiales
la vergüenza
cuando le piden que haga otra pequeña demostración
ya que es el cumpleañero
-los espectadores cómodamente sentados en las butacas)

Un partido de fútbol quisiera ser
algo tan tranquilizador
para un planeta de aficionados
un partido de fútbol hipnótico
capaz de traer la paz a los barrios
uno bonito, con prórroga,
(pero sin tarjetas rojas)
y al menos una vez
quisiera ser
todas las palabrotas que no se oyen
más que en el estadio.

(el espacio en el que pueda abrirme de piernas
con la ligereza de un director de un club
– Jürgen Klopp
quisiera ser)

Zlatan Ibrahimovic
marcando tras regatear a cinco adversarios
la estatua dorada de Zlatan
el metal que se alegra de fundirse con su forma
su discurso
de aceptación de la estatua.

Zlatan caminando como Jesús sobre las aguas
dos días después de la operación de rodilla
porque los leones no se recuperan como las personas
por muy buenas que sean

y el mejor ha de seguir siendo
solo uno
y și el mejor
no recibe más dinero
monta un escándalo
se va a otro club
#avidadolars

-no diva,
león, en este mundo
quiero ser
– un dios que emigra al Norte
con caprichos que no se discuten-

los diez mejores momentos de su carrera
o mejor todavía George Best
y que me den gratis toda la bebida que quiera
en todos los bares de Mánchester

quisiera ser la red de taxistas
que se mandan señales y matan el tiempo en las paradas
vierten su rabia, insultan a los clientes
creen en Zamolxe y en los gigantes de los Cárpatos
comparten sin descanso sus convicciones
entre ellos
con los extraños

un sistema cerrado de advertencia
justificado y funcional
quisiera ser
entre nosotros.

La puerta cerrada tras la que me arranco las deportivas al llegar a casa
la puerta cerrada tras la que mi cuerpo se deshace, por fin, de la ropa
la puerta cerrada en los arcenes
la puerta cerrada de la cola de los trenes

la puerta cerrada de sus vestuarios
la puerta cerrada de sus coches
la puerta cerrada de todos sus jardines
y almacenes
y garajes
y maleteros

la puerta cerrada entre sus chistes y yo
y sus oficinas
y sus colecciones

cerrada
con todas sus
cerraduras

y después
al llegar a casa

(evitando sus preguntas
rechazando su tabaco
esquivando sus insinuaciones
ignorando sus recomendaciones
alejando sus manos
masticando, preocupada, el chicle,
siempre media tira
siempre Five Cobalt
cooling pepperming- –
importándome todavía)

cuando por fin llego a casa
quisiera
quisiera tanto
escupirlo todo junto al chicle
que ha perdido el sabor a menta
y marcharme en paz a la cama,
tranquila como Zlatan, recién despertado de una pesadilla
como Zlatan después de que le dijeran
que es mejor que Ronaldo el Gordito
para que se pueda volver a dormir.

Dormir con la voz de un amigo imaginario
que me dice que Ronaldo el Gordito no existe,
ni camiones conducidos con una sola mano
por hombres fuertes
e intangibles
amantes de la cerveza y la velocidad
no existen,
ni el ruido breve de las teclas
cuando todo esto
se borre de la pantalla
no existen
ni siquiera en sueños

Ahora
existen solo estos polvos mágicos
que se ponen en los párpados
en los que te sumerges
como en una polvera gigante –

y brillas
y brillas
y brillas
pequeña estrella.

Página actualizada

¡Hola a todo el mundo!

Hace unas semanas os comentaba que, por algún motivo, la página se me había vuelto loca y no conseguía rescatar la base de datos. Pues bien, al final he vuelto a introducir (casi) toda la información y he aprovechado para hacer algún pequeño cambio.

De momento solamente he publicado la parte de poesía rumana, pero la semana que viene pretendo tener terminada también la de narrativa.

Hasta entonces, os deseo una cuarentena llevadera y llena de literatura.

El insectario Coman, publicación y presentación en España

Pocas noticias me pueden alegrar más que esta. El insectario Coman es un poemario que he visto

¿Qué significa ser un hombre? El insectario Coman intenta responder a esta pregunta: qué significa ser un hombre en un siglo que despierta, y qué significa ser un hombre en los poemas que se escriben en un tiempo y un lugar determinados. Un tiempo que es el nuestro, y un lugar determinado que se identifica con una pequeña ciudad de Rumanía —a la que se alude con el nombre oficial y con el diminutivo familiar de quien la camina día tras día— que a su vez contiene todo el mundo. Los poemas de Dan Comanobservan la realidad, y la diseccionan desde la falta de piedad y desde la ironía: lo primero que vemos al mirar es a nosotros mismos. La identidad, la escritura, el amor o la amistad se asoman a este retrato crudísimo de la masculinidad —qué significa ser un hombre hoy—, muy lejos de la autocomplacencia, por parte de uno de los más inteligentes escritores rumanos actuales.

Traducción de Elena Borrás.
Fotografía de cubierta de Ziqian Liu.
100 páginas.
A la venta el 2 de diciembre de 2019.
12,50 €
ISBN: 978-84-948412-8-6.
IBIC: DCF.
Además de en la presentación en Madrid el 28 de noviembre, Coman estará presente en los siguientes actos:

25 de noviembre

A Coruña, Festival de poesía Poetas di(n)versos,junto al poeta Manuel Darriba
¿Cuándo?: 20:30
¿Dónde?: Centro Ágora (Av. Gamela, 17)

27 de noviembre
Granada, ciclo Grácil, presentación del volumen El insectario Coman, con la participación de la escritora Ioana Gruia
¿Cuándo?: 19:30
¿Dónde?: Centro Federico García Lorca (plaza Romanilla s/n)

Selección de poemas de Elena Vlădăreanu

El sábado pasado, Elena Vlădăreanu y servidora nos subimos al escenario del Centro Cultural MVA de Málaga para leer sus poemas, en una tarde llena de intensidad y con la sala llena. A ambas nos emocionó muchísimo la reacción del público. Dado que mucha gente me preguntó dónde se encuentran sus poemas en castellano, respondo: no, no tiene editorial (por el momento, al menos) en España. Y, como lo prometido es deuda, aquí los dejo.

¿Cuánto cuesta lo que escribes?

How much?

Quanto?

Combien?

Coûte qu’il coûte.

50 dinares al día. 100 euros

He pensado a diario en este dinero

50 dinares. 100 euros

Compraré unos dulces, sin falta, dátiles y granadas, le compraré algo a la niña y

el resto lo cambiaré a euros para la doble mensualidad de enero.

Cuál es el mejor momento para recibir dinero.

Te lo encuentras al llegar al cuarto

Lo recibes cuando empieza la conferencia y firmas

Quizás en el sobre en la bolsa de participante

Una vez abierto cada sobre

Nada

Nada

Nada

El embajador de la Comisión Europea tiene el honor de invitarles a su residencia

Es un honor invitarles al vino de honor de inauguración

Respetuosamente, de parte de la CE

Una taza de porcelana tunecina bandera azul 12 estrellas

Ningún sobre con 50 dinares

Lacito azul en el asa.

Por lo menos comemos bien.

Estamos en un hotel de cuatro estrellas y nos empachamos.

Hablamos de la libertad del arte y nos empachamos.

Nos paseamos por todo el país en un autocar de cuatro estrellas.

Camellos y ovejas y vacas y otros animales de pezuña hendida

Al borde del camino.

Niños pordioseros

Kairuán, estudiantes de picnic al borde del desierto.

Un sindicato.

Si hiciéramos un sindicato.

Para que nos dieran esos 50 dinares al día. 100 euros por 5 días.

Llegan las preguntas.

¿Lo haces por el dinero?

¿Escribes por dinero?

¿Eres artista por dinero?

¿Acaso no te basta?

¡Pero mira qué condiciones tan buenas! ¿Es que no has visto la pobreza que nos rodea?

¿No te da ni un poco de vergüenza quejarte?

Cuando tenía veinte años alguien me decía siempre:

Vosotros, los artistas, sois unos parásitos. Merecéis que os fusilen.

Yo, si tuviera un arma, os liquidaría a todos.

***

No siempre he pesado 62 kg. Pero cuando pesaba 48, parecía de sesenta.

Caderas anchas, pechos grandes, huesos grandes. Hombros caídos, como los de mi madre.

Cuando acababa de conocer a mi actual marido y estaba muy enamorada, me hizo un día una foto mientras estaba friendo patatas. Parezco un ama de casa, le dije, una señora. Bórrala. No la borro. ¿Qué, es que no lo eres? Respondió él

Lo era.

Pero los artistas no lo son. Y no me sentó nada bien.

Un día, un poeta se desnudó mientras leía sus textos.

Su gesto se volvió viral.

Durante unas horas, la palabra preferida en el mundillo fue:

Ver-ga.

¡Ver-ga!

Silabeemos todos juntos: ¡ver-ga!

junto a naked poetry.

Un hombre blanco, joven, guapo, heterosexual. Artista pura sangre.

Pero si :

Mujer no tan joven, tripa, senos caídos, celulitis

dos niñas colgando

Etc

Etc

¿practicando naked poetry?

¡¿En serio?!

A mí me gusta la ropa de colores, los artistas visten de negro. All black. Yo no fumo, los artistas fuman. No me drogo, no bebo. Los artistas… en fin.

Me he propuesto adelgazar. Fuera dulces, grasas, empezar a nadar, correr por el parque.

¿Y si probara con una rinoplastia?

Comprar una faja, espalda recta, hombros rectos.

Cambio radical de armario.

Soy un cuervo.

Una operación de reducción de pecho.

Los artistas son andróginos, yo llevo escrita en mayúsculas REPRODUCCIÓN.

La salvación de la especie.

Ama de casa.

Madre.

Bajita, caderas anchas, muslos, michelines, pechos, hombros caídos.

Los artistas no se reproducen.

Manole vuela desde el tejado, su mujer ha sido emparedada viva,

sin descendencia.

***

Y de repente empieza a llover dinero.

De repente aprendemos a dar las gracias.

De una manera das las gracias cuando te invitan a un evento no pagado.

De otra manera, a un evento pagado.

Muchas gracias.

Muchísimas gracias.

Bueno, no sé ni cómo agradecértelo.

Yo te lo agradezco. Ha sido increíble.

Ha sido todo un honor estar aquí hoy.

Pero no basta. Llegas a casa. Publicas en facebook.

“Qué bien ha estado. Qué gran organización. Me he sentido genial”

Etiquetas a los organizadores.

Para que vean que eres agradecido.

Quizás la próxima vez vuelvan a pensar en ti.

Y lleva una cámara, tendrás que hacer fotos.

Y reverencias

Y humillarte

Y postrarte

Y someterte

Y arrastrarte

***

Pero tú, dinero, cuando llegas,

¿de dónde vienes?

Del ayuntamiento

Del ministerio

Del instituto

De la revista

De la unión de escritores

De los patrocinadores

De los tipos molones

¿Eres portador de la felicidad

o te carga el diablo?

¿Pregunto quién pone la pasta

o mejor escondo la cabeza en la arena como un avestruz ?

Si no te acepto ahora, ¿nos volveremos a encontrar ?

Pero si te acepto, la gente leerá en mí compromiso.

¿Y qué puedo hacer yo con un compromiso ?

¿Puedo llenar la nevera de bienestar ?

¿Puedo ir a ver un espectáculo al teatro nacional o comprarme unos zapatos ?

¿Qué se puede hacer en general con un compromiso ?

Elena Vlădăreanu, del volumen  Dinero. Trabajo. Tiempo Libre (2017)

Día Internacional de la Traducción en Salamanca

Con motivo del Día Internacional de la Traducción 2019, ACE Traductores celebrará la siguiente actividad en Salamanca:

La traducción de lenguas minoritarias:
las traductoras y su papel de descubridoras y promotoras culturales

Charla-coloquio con la traductora de rumano Elena Borrás
Presenta: Claudia Toda Castán, ACE Traductores
Fecha: 30 de septiembre
Hora: 20-21.30
Lugar: Librería Letras Corsarias, c/ Rector Lucena, n.º 1

Como en años anteriores, ACE Traductores y la librería Letras Corsarias celebran el Día Internacional de la Traducción con una charla-coloquio. En esta ocasión la traductora Elena Borrás compartirá sus experiencias con la lengua y la cultura rumanas, y su labor como traductora de distintas obras y géneros de esta lengua. Además, Elena hablará sobre el carácter multidisciplinar de la figura de las traductoras de lenguas minoritarias, puesto que han de compaginar su labor con las de agente literaria y promotora cultural y así tratar de despertar el interés por autores u obras desconocidos y tender puentes entre las instituciones culturales. Al final se abrirá el coloquio para que los participantes puedan plantear sus preguntas o curiosidades.